Lisboa, París, Ámsterdam, Roma, Atenas, Copenhague, Estocolmo, Marruecos y con la mente en Moscú. José Manuel Mejorada, actor y atleta se ha subido a Mi Trampolín para contarnos los secretos de sus dos grandes pasiones: la interpretación y las maratones.

La interpretación

José Manuel está en constante movimiento, nos cuenta “La verdad que no parar ayuda, y con no parar me refiero tanto física como mentalmente”. Comenzó en el mundo actoral porque tenía una espinita clavada “Mi madre quiso ser actriz, pero cuando era joven no estaba bien visto, su abuelo y su bisabuelo le cerraron puertas. Yo tenía esa espinita clavada por ella, además también tenía facilidades y ciertas dotes para hacer representaciones en el colegio, donde empezó todo: las típicas imitaciones a los profesores que funcionaban, luego para recaudar fondos para el viaje de fin de curso, más tarde el auditorio lleno… se hizo la bola más grande”.

Tuvo un parón por su actividad profesional y por el mundo del deporte, el cual le acaparaba mucho. “Pero luego lo retomé de una manera más seria, me formé como es debido en Artes Escénicas. Más adelante empecé con el mundo del teatro que creo que es la fuente principal de donde debemos beber todos los que nos dedicamos a la interpretación, y luego ha ido girando todo al mundo audiovisual”.

Otelo

Se siente cómodo en la comedia, formó parte de Otelo de Carlos Alcalde, pero en versión farsa y a nivel teatral tuvo mucho éxito. José Manuel interpretaba a dos personajes completamente distintos, Brabancio, padre de Desdémona, un señor mayor y amargado y el otro era Casio, amante de Desdémona “Dos personajes con mucha presencia en el escenario, en forma de teatro central, en vez de a la italiana, rodeados de público por todos lados. Esta obra me marcó mucho dentro del ámbito de la representación. Mi reto ahí era aparentar que no estabas concentrado porque era en clave de comedia“.

Del mundo de la interpretación le encanta meterse en personajes que no tengan nada que ver con él, hacer un estudio profundo del texto. Y destaca, que el ambiente del equipo y la buena energía que se respira en el escenario le parece muy bonito “[…] ese rescatar al compañero cuando está un poco mal o perdido en el escenario o que te rescaten a ti. Si no tienes buena química con tus compañeros, eso complica lo que ya de por sí es complicado”. Por eso, no le gusta el ego de bastantes actores y actrices, porque dificultan el trabajo. Y añade “Es algo que también pasa en el mundo deportivo a nivel competitivo, en las maratones internacionales hay dos preguntas que siempre te hacen. La primera: ¿Cómo te llamas? Y la segunda: ¿Qué marca tienes tú?”.

Las maratones

En el mundo deportivo se ha enfrentado a muchos retos, tanto personales, como competitivos. “A día de hoy, hay un circuito que es el más importante del mundo de maratones, en Europa el único que lo tengo soy yo, el que más veces lo ha hecho y si consiguiese hacer una vez más Boston, por ejemplo, sería el único del mundo, el World Marathon Majors. Se comprende con Tokio, Chicago, Boston, Nueva York, Berlín, Londres, esos son los principales. Esos son los retos a los que me enfrento”.

“Todo esto vino porque en el año 2013, estaba el 8 en el ranking de España y el 83 del mundo y una empresa que organiza viajes a maratones internacionales se puso en contacto conmigo, me metí para refrotar la empresa, ese año llevamos a 13 personas a Nueva York y el último año llevamos 293. Ha sido un salto importante, me hicieron socio de esa empresa y ahora mismo yo viajo con todos, les entreno, les hago una ruta por los maratones a donde vamos, les doy una charla de la carrera y luego corro con alguna persona que me lo pide para mejorar marca. A mi me reporta mucha felicidad ayudar“.

Con un entrenamiento de máximo 5 días a la semana, entrenamientos pautados, en los que destaca la importancia del descanso, también sabe que la mente juega un papel fundamental. “Cada uno somos como somos y el cuerpo responde como puede, es importante conocer tus límites. Por eso hay que tener mucho cuidado con las lesiones silenciosas, hay que saber cuándo parar”.

Trabajar en uno mismo

Durante el confinamiento, entrenar no fue lo mismo, pero José Manuel no dudó en seguir practicando deporte como pudo “Fue en el trastero, había pasillos muy largos haciendo una T, encontré ahí mi sitio para poder entrenar. Hacía 3 vueltas de un lado a otro y lo que hacía era meterme 30 macarrones en los bolsillos, cuando llegaba al final cada macarrón me lo pasaba al otro bolsillo, de esta forma controlaba el número de vueltas que había hecho y hacía 8 o 9 km“.

Queríamos conocer el vínculo que existe en la vida de José Manuel entre el deporte y ser actor. A pesar de ser dos cosas totalmente antagónicas, para él son muy complementarias. Nos cuenta que durante sus viajes para las maratones internacionales, en el avión se dedicaba a estudiar los guiones de teatro, pero cuando llegaba a Tokio dejaba la “cabeza” y se centraba en el maratón. “Cambiaba de una cosa a otra y así podía empezar con frescura”. Solo se necesitan 3 cosas para conseguir aquello que tanto deseamos, perseverancia, constancia y motivación. José Manuel nos dice “Si te lo propones, casi todo lo puedes llegar a conseguir, y subrayo el casi. Yo no vendo humo”.

Cree que lo más importante es creer en uno mismo y así lo hemos podido comprobar en esta entrevista, tras ganar varias maratones, no solo nacionales, internacionales también; después de subirse a los escenarios e interpretar a diversos personajes, hemos comprobado que José Manuel confía en sí mismo, y que con el equilibrio como base de todo, seguirá superando todos los retos que se proponga.   Belén Gómez 

El equipo de www.mitrampolin.com

#Yoestoyenmitrampolín

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies